Perseo y medusa

sábado, 27 de junio de 2009

0 comentarios  

Se decía que había tres gorgonas, Medusa, Esteno y Euríale, hermana de Medusa, y que la única mortal de ellas, Medusa, tenía serpientes venenosas en lugar de cabellos como castigo por parte de la diosa Atenea. Esta imagen se hizo particularmente famosa, si bien la gorgona aparece en los registros escritos más antiguos de las creencias religiosas de la Antigua Grecia, como en las obras de Homero.

Perseo y Medusa
En mitos posteriores, Medusa era la única mortal de las tres gorgonas, y Perseo pudo matarla cortándole la cabeza. De la sangre que brotó del cuello surgieron Crisaor y Pegaso, sus dos hijos con Poseidón. Otras fuentes afirman que cada gota de sangre se transformó en una serpiente. Perseo le dio la cabeza, que tenía el poder de petrificar a quienes la veían, a Atenea, quien la puso en su escudo. Según otra versión, Perseo la enterró en el mercado de Argos.Según una tradición, Perseo o Atena usaron la cabeza de Medusa para petrificar a Atlas, transformándole en los montes Atlas, que sujetaban el cielo y la tierra. También la usó contra el rey Polidectes, quien le había enviado originalmente a matar a Medusa con la esperanza de librarse de él y casarse con su madre, Dánae. Perseo volvió y usó la cabeza de Medusa para petrificar al rey y a toda su corte.


Dánae había sido encerrada por su padre, Acrisio, en una torre, para impedir que tuviera trato con un varón, ya que un oráculo había anunciado a Acrisio que moriría a manos de su nieto. Sin embargo, Zeus se metamorfoseó en lluvia de oro y consiguió acceder a la estancia de Dánae y dejarla encinta.Dánae engendró a Perseo y, al enterarse, Acrisio los arrojó al mar en un cofre. Tras vagar durante mucho tiempo a la deriva, llegaron al reino de Serifos, donde fueron recogidos por Dictis, hermano del gobernante de la isla, el tirano Polidectes. Dictis fue para Perseo como un padre.
Expedición para matar a Medusa
La belleza de Dánae hizo que Polidectes también cayera enamorado de ella. Pensando que el joven Perseo podía ser un estorbo en sus planes intentó librarse de él mediante una estratagema. Esta consistía en hacer creer a todo el mundo que pretendía conquistar a la princesa Hipodamía. Polidectes pidió a los habitantes de la isla que le entregasen un caballo cada uno como presente para poder ofrecer como regalo a la princesa. Al no tener ningún caballo que ofrecerle, Perseo le prometió traerle la cabeza de Medusa, una de las tres Gorgonas que podía convertir en piedra a los hombres sólo con su mirada. Polidectes aceptó satisfecho el ofrecimiento, pensando que la misión era un suicidio y el joven nunca regresaría.Sin embargo, Zeus decidió ayudar a su hijo por lo que pidió a los dioses Atenea y Hermes que le prestaran su ayuda. Hermes le dio una hoz de acero con la que poder cortar la cabeza de Medusa mientras que Atenea le regaló un brillante escudo y le aconsejó sobre las tareas que tendría que realizar. Con el fin de encontrar el escondite de Medusa, Perseo fue en busca de las hijas de Forcis, las Grayas, tres ancianas que sólo tenían un mismo ojo y un mismo diente y que compartían pasándoselos una a la otra.


Perseo les arrebató el ojo y el diente, obligándolas a confesar donde estaba situada la residencia de Medusa a cambio de devolvérselos. En su camino, Perseo se encontró con las náyades, de las que consiguió un zurrón mágico, el casco de Hades, que permitía volver invisible al que lo llevara puesto, y unas sandalias aladas. Con la ayuda de estos objetos logró introducirse en la residencia de las gorgonas, que, como las Grayas, eran hijas de Forcis. Usando el escudo como espejo logró cortar la cabeza de Medusa sin tener que mirarla. De la sangre de Medusa nació el caballo alado Pegaso y también el gigante Crisaor. Despues de aquello, Perseo salió del palacio de las gorgonas. Esteno y Euríale, hermanas inmortales de Medusa, lo buscaron, pero sin encontrarlo, ya que el casco lo volvía invisible.
Rescate de Andrómeda De vuelta a su hogar, Perseo encontró a Andrómeda encadenada a una roca, lugar donde había sido dejada por sus padres Cefeo y Casiopea para ser devorada por el monstruo marino Ceto por orden de un oráculo. Perseo se enamoró de ella y decidió liberarla, por lo que tras pedir su mano a Cefeo y Casiopea mató al monstruo con su espada o, según otras versiones, petrificando una parte del monstruo al mostrarle la cabeza de Medusa.

Durante el banquete de bodas con Andrómeda, llegó Fineo, tío paterno de ésta y a la vez su prometido. Comenzó una batalla entre quienes apoyaban el enlace y los partidarios de Fineo. Al ver que su bando iba perdiendo, Perseo no tuvo más remedio que convertir en piedra a Fineo y a los que lo acompañaban con la cabeza de Medusa. Perseo y Andrómeda lograron finalmente casarse y llegaron a tener siete hijos: Perses, Alceo, Heleo, Méstor, Esténelo y Electrión, y una hija llamada Gorgófone.

Venganza contra Polidectes
Luego regresa a Sérifos. Allí, Dictis y Dánae se han refugiado en un templo huyendo del acoso de Polidectes. El rey está muy ufano en su palacio pensando que se ha librado de Perseo.Perseo se presenta ante Polidectes y ante toda su corte, pero ellos empiezan a burlarse de él, entonces, mirando hacia otro lado, saca la cabeza de Medusa y se la muestra; todos quedan petrificados con una expresión de incredulidad en sus rostros, en especial Polidectes.Cumplimiento de la profecía Perseo devuelve todos los objetos mágicos y le regala a Atenea la cabeza de Medusa, que desde ese momento ella incorpora a su escudo. Después decide regresar a Argos.Acrisio se entera de que su nieto viaja para encontrarse con él y pone tierra de por medio. Cuando Perseo llega, no lo encuentra. Está en un reino vecino, Larisa, presenciando unos juegos. Perseo lo sigue. Una vez allí, los organizadores le proponen participar en los juegos. Perseo accede a participar en lanzamiento de disco. Cuando lo tira, lo hace con tan mala fortuna que golpea a Acrisio en el centro del pecho y lo mata, cumpliéndose así la profecía.Debido a esta muerte accidental, Perseo no quiso seguir gobernando su legítimo reino, Argos. En con secuencia, intercambió los reinos con su vecino y tío, y construyó para sí una ciudad poderosa, Micenas, en la que vivió largo tiempo con su familia.

Jason y Los Argonautas

viernes, 5 de junio de 2009

0 comentarios  

Jason era hijo de Esón y de Alcímeda, rey de Yolcos, quien destronó a su tío Pelias. Éste fue advertido por el oráculo de que tuviera cuidado con un hombre calzado con una sola sandalia porque pondría en peligro su trono.
Jasón fue educado por el centauro Quirón hasta que fue adulto. Cuando Jasón cumplió los veinte años, se dirigió a Yolcos dispuesto a recuperar el trono que por herencia le pertenecía. En el camino, tuvo que cruzar un río donde perdió una de sus sandalias. Al llegar a la ciudad, fue llamado por su tío Pelias y éste, al darse cuenta de que aquél podía ser el hombre que anunciaba el oráculo, decidió alejarlo de su tierra enviándolo a una difícil misión: viajar hasta la Cólquida (al pie del Cáucaso), y traer de allí el vellocino de oro, que había sido la piel de un carnero fabuloso que había salvado la vida a Frixo, antepasado de Pelias, y lo había trasladado a la Cólquida. Allí Frixo ofreció en sacrificio a Zeus este carnero y luego regaló la piel del animal, que era de oro, al rey Eetes, que lo depositó en un árbol custodiado por dos toros que arrojaban fuego por la boca y una serpiente que nunca dormía.

Los Argonautas
Jasón, acompañado de un grupo de unos cincuenta héroes griegos (Orfeo, Cástor, Pólux, Peleo, Hércules, Teseo, Laertes, Atalanta —única mujer de la expedición, famosa corredora y arquera—, Meleagro...) organizó la expedición. Le encargó a Argos, la construcción del navío que recibió el nombre de Argo en homenaje a su constructor. Y del nombre de la nave tomaron a su vez el de Argonautas (marineros de Argo) los héroes que en ella embarcaron. Reunidos pues los Argonautas, se hicieron a la mar en dirección a la Cólquida.
No mucho después llegaron a la isla de Lemnos, donde sólo habitaban mujeres. La reina, Hipsípila, que se enamoró de Jasón, le contó que las mujeres de la isla habían sido castigadas por la diosa Afrodita, al no rendirle culto, impregnándolas de un olor tan desagradable que los hombres las habían rechazado, uniéndose con mujeres de las islas vecinas. En venganza, las lemnias mataron a los hombres de la isla. Los Argonautas permanecieron con ellas un tiempo y luego se marcharon. Después de pasar por algunos países, llegaron a Salmideso donde encontraron a Fineo, ciego y adivino, al que los Argonautas ayudaron a deshacerse de las Harpías, monstruos voladores con rostro de mujer, garras y alas, que, cumpliendo un castigo impuesto por los dioses, impedían que Fineo pudiera alimentarse. Fineo, en agradecimiento, informó a los Argonautas sobre el camino a seguir hasta la Cólquida y además les dijo cómo podían superar el peligro que les esperaba al llegar a las Rocas Azules, dos enormes peñascos flotantes en continuo movimiento que chocaban entre sí aplastando a todos los que pretendían pasar entre ellas. Superado este obstáculo, llegaron a la Cólquida. Jasón anunció a su rey, Eetes, su propósito. Éste le dijo que le dejaría llevarse el vellocino de oro si antes conseguía uncir a los dos toros que lo custodiaban, arar un campo con ellos, arrojar sobre los surcos unos dientes que había entregado Atenea al rey y luego vencer a una serpiente que nunca dormía y que permanecía al pie del árbol donde se hallaba el vellocino. Medea, la hija del rey Eetes, que era hechicera, se enamoró apasionadamente de Jasón y ayudó a éste a llevar a buen término su hazaña (previo compromiso de Jasón de llevarla consigo a Yolcos), poniendo en práctica su brujería. Dio a Jasón una pócima mágica para que no le hicieran daño los toros monstruosos. Habiendo conseguido uncir a los toros, lanzó los dientes sobre los surcos hechos en la tierra. De ellos brotaron cientos de hombres armados que se lanzaron contra el héroe, pero éste, siguiendo las instrucciones de Medea, arrojó una piedra entre ellos y los ejércitos se enfrentaron entre sí. Luego, Medea provocó un terrible sueño a la serpiente, Jasón se apoderó de la preciada piel y huyó con sus hombres, con Medea y con el hermano de ésta, Apsirto, en su embarcación. Los hombres de Eetes persiguieron a la nave y Medea mató a su hermano, lo despedazó y lo arrojó al mar. El rey Eetes recogió los restos de su hijo y perdió de vista a los Argonautas.
Después de esto, los Argonautas emprendieron el regreso sorteando diversos peligros: tempestades, el asedio de las Sirenas, el ataque de los monstruos Escila y Caribdis. Finalmente llegaron a Yolcos. Allí Pelias recibió de Jasón el vellocino y luego murió, a manos de sus propias hijas, debido a una artimaña de Medea. Entonces Jasón y Medea huyeron a Corinto. Tuvieron dos hijos. Pero más tarde Jasón repudió a su mujer para casarse con Glauca, hija del rey de Corinto. Medea, para vengarse, acabó con la vida de Glauca y con la de los hijos que había tenido con Jasón.

Frixo y el Vellocino de Oro

lunes, 1 de junio de 2009

0 comentarios  

Atamante, rey de Orcómeno, se había casado con Néfele, la Nube. De este matrimonio nacieron dos hijos, un varón, que recibió el nombre de Frixo, y una niña llamada Hele.
Por un tiempo la familia real vivió en paz, pero Atamante empezó a desear a Ino, hija de Cadmo de Tebas. Repudió entonces a Néfele y tomó a Ino como esposa. Con ella tuvo dos hijos. Ino fue una cruel madrastra para los primeros hijos de Atamante.
Deseando deshacerse de ellos, ideó una estratagema. Persuadió a las mujeres del país para que tostaran los granos de trigo destinados a la siembra. Cuando los hombres sembraron el grano, nada brotó de la tierra. Amenazado el país por el hambre, Atamante envió emisarios para que consultaran al oráculo de Apolo en Delfos.
Cuando los emisarios regresaron, Ino los interceptó y los sobornó, para que dijeran al rey que los dioses exigían el sacrificio de Frixo como ofrenda para hacer crecer el trigo. El pueblo exigió entonces que se realizara el sacrificio, y Atamante se vio obligado a preparar la muerte de su hijo. Frixo, acompañado por su hermana, fue conducido así a un altar donde debía ser sacrificado.
Pero su madre velaba por ellos, y cuando Frixo estaba a punto de morir les envió un carnero de vellón de oro, que le había regalado el dios Hermes. Rápidamente los jóvenes subieron a lomos del carnero, que se elevó por los aires y los alejó de los verdugos. Los hermanos volaron así hacia oriente. Pero en cierto momento Hele miró hacia abajo para ver el mar, y al verse a gran altura se mareó y cayó a las aguas, en una región llamada desde entonces Mar de Hele, o Helesponto (actual Estrecho de los Dardanelos). Frixo llegó sano y salvo a Cólquide, y pidió asilo en la corte del rey Eetes. El rey lo acogió hospitalariamente, y le dió a su hija Calcíope como esposa. Frixo sacrificó al carnero dorado como ofrenda al dios Zeus, y entregó su piel en agradecimiento a Eetes. El rey colgó la piel dorada en una encina consagrada a Ares, y colocó a un dragón para vigilarlo.
Éste es el Vellocino de Oro, que sería buscado por los Argonautas al mando de Jasón.

Falacias Lógicas

miércoles, 27 de mayo de 2009

0 comentarios  

Una falacia lógica es una proposición presentada como verdadera en una afirmación, pero que solo lo es aparentemente. Suelen enmascarar engaños, falsedades, o estafas. Saber reconocer las falacias lógicas es de gran ayuda para no ser engañado.

Post Hoc Ergo Propter Hoc, “después de esto, luego a consecuencia de esto”
Este error lógico se comete cuando se razona que algo es la causa de alguna otra cosa sencillamente porque la primera es anterior en el tiempo.
"Mi vecino cambió el techo de su casa y al otro día cayó un rayo sobre ella y se la quemó completamente. Es obvio que el material del techo nuevo atrajo el rayo."
"La Unión soviética colapsó después de instituir el ateísmo de estado. Luego, debemos evitar el ateísmo por las mismas razones."
"El gallo siempre canta antes de la salida del sol. Luego, el canto del gallo provoca que salga el sol."
"Mahoma, Jesús y Juana de Arco vieron a Dios. Mahoma, Jesús y Juana de Arco hicieron grandes cosas.Todos los que vean a Dios harán grandes cosas."

Argumentum ad Populum.
Este error lógico se comete cuando se juega con los sentimientos populares, o se dice a los oyentes lo que éstos quieren oír.
"Esta película tiene que ser buena porque la ha visto mucha gente"
"Solamente digo que miles de personas creen en el poder de las pirámides, así que debe haber algo en eso"

Argumentum ad antiquitatem
Esta falacia consiste en argumentar que algo debe ser correcto o bueno porque es antiguo o tradicional, o porque es "como siempre han sido las cosas".

Ad hominem, contra el hombre
Un ataque irracional que, en vez de centrarse en la lógica y evidencias de los argumentos presentados, se enfoca en la persona del que los presenta, o en las ideas de otras personas que también las han apoyado.
Existen muchas variedades. Una de ellas utiliza las fallas morales del oponente como pretexto para rechazar sus ideas. Por ejemplo: "No podés hablar de moral cuando yo sé que abandonaste a tu mujer por otra" (si los argumentos morales son válidos, no tiene nada que ver que la conducta moral personal del que los presenta sea incoherente con ellos).

Argumentum ad ignorantiam, apelación a la ignorancia
Esta falacia ocurre cuando se pretende que algo debe ser cierto porque no ha sido fehacientemente demostrado que sea falso.
"Nadie puede probar que Dios no existe. Para poder asegurar que Dios no existe en ninguna parte, tendría que poder observar al mismo tiempo todo el universo."
Esta forma de pensar refleja una impaciencia o intolerancia ante la ambigüedad y ante la falta de seguridad plena que caracteriza a la ciencia y a toda la experiencia humana. De ser válido este argumento, habría que considerar todas las ideas posibles mientras no hayan sido probadas falsas, lo cual daría cabida a cada teoría ridícula que cualquier loco pudiera inventar (por ejemplo, la existencia de gremlins que descomponen los motores).
En la investigación científica, si se sabe que un evento determinado produciría cierta evidencia de haber ocurrido, la ausencia de tal evidencia puede ser usada válidamente para inferir que el evento no ocurrió. No obstante, no puede probarlo con certeza.
"Por supuesto que la Biblia tiene razón. Nadie puede probar lo contrario."
"Por supuesto que no existen la telepatía y otros fenómenos síquicos. Nadie ha demostrado evidencias de que existan."

Argumentum ad Lazarum
La falacia de asumir que alguien pobre (o humilde, o sencillo) es más virtuoso que uno que tiene dinero y poder, y por lo tanto sus ideas deben ser más correctas. Esta falacia es la opuesta del Argumentum ad crumenam.
"La Madre Teresa de Calcuta sabía mejor que nadie cómo tratar a los pobres y enfermos, porque vivía como uno de ellos."

Argumentum ad populum, apelación al pueblo
Esta falacia ocurre cuando uno intenta obtener aceptación de una proposición apelando a un grupo grande de personas. Generalmente se caracteriza por el uso de lenguaje emocional.
"Eso no lo hace nadie", "Es lo que hacen todos", "Es lo que se ha hecho siempre", "La mayoría de los ciudadanos opinan que... ", "Todo el mundo sabe que... "

Argumentum ad verecundiam, apelación a la autoridad
Utiliza la admiración o la fama de una persona famosa para tratar de ganar apoyo a una proposición que puede ser asociada a ella.
"Isaac Newton era un científico genial y creía en Dios."

Circulus in demonstrandom, argumentación circular
Esta falacia ocurre cuando uno asume como premisa la conclusión que desea alcanzar. Con frecuencia, la proposición está refraseada de manera que la falacia aparezca como un argumento válido.
"Sabemos que Dios existe por que la Biblia nos lo dice. Y sabemos que la Biblia es veraz porque es la palabra de Dios."

Non causa pro causa
Ésta es una clase general de falacias que ocurren cuando se quiere identificar algo como causa de un evento, cuando en realidad no ha sido demostrado que lo sea. Dos formas específicas de esta falacia son "cum hoc ergo propter hoc" y "post hoc ergo propter hoc".
"Tomé una aspirina, recé a Dios, y mi dolor de cabeza desapareció. Luego, Dios me curó el dolor de cabeza"

Argumentum ad consequentiam , dirigido a las consecuencias
Es una falacia lógica que implica responder a un argumento o a una afirmación refiriéndose a las posibles consecuencias negativas del mismo.
A afirma B; B tiene una consecuencia C, considerada negativa, Por tanto, B es falso.
"¿Dices que el Universo no se creó en siete días? ¡Pero eso destruiría la credibilidad de la Biblia!".
"Tiene que haber algo después de la muerte. Si no, la vida no tiene sentido".
"¿Que Pedro es gay? No, eso no puede ser, su padre lo mataría".

Nostradamus predijo a Hitler?

viernes, 10 de abril de 2009

3 comentarios  

Michel Nostradamus, fue un físico y astrólogo francés, que vivió en el siglo XVI. Pero no está reconocido como físico, pues sus trabajos en la materia a nadie le interesan, claro, porque tiene un campo donde es más destacado: las profecías. Sus seguidores modernos lo ven como un profeta.
Nostradamus escribió versos de 4 líneas cada uno (cuartetas) y los agrupo en conjuntos de 100, a los cuales llamo centurias, los cuales comprenden un siglo.
Los textos de sus profecías tienen la característica de ser oscuros y ambiguos antes de que ocurra el evento predicho, pero se vuelven claros como el agua después de ocurrido el evento y las cosas concuerdan sin duda alguna. Porque contienen descripciones tan confusas de cosas que se pueden adaptar para ajustarse a casi cualquier suceso. Sus seguidores alegan, sin bases, que están escritas así para que los "profanos" no las comprendieran.

Se le atribuyen muchas predicciones, como la del Gran Fuego de Londres (1666), el surgimiento de Hitler, la invención de las bombas, cohetes, submarinos, aeroplanos y muchas otras maravillas. Lo que no predijo, es que sería un excelente vendedor de libros en el siglo XX, pues las casas editoras JAMÁS han dejado de imprimir textos con el tema de sus profecías.
Pero para salir de dudas si sus predicciones son ciertas o no, no hay más que echarles un vistazo a los textos originales, los que por supuesto NO encontrara en las revistas, artículos, o libros que lo aclaman como profeta. ¿Por qué? Porque no resisten un examen objetivo. Es decir, una persona normal dotada de raciocinio verá que no dicen nada comprensible. El idioma original en el que están escritas las cuartetas es el primer francés moderno, que consiste en una mezcla de palabras arcaicas derivadas del latín y el griego.

Nostradamus y Hitler
Eso es sólo una pequeña muestra de cómo se las gastan para hacernos creer patrañas tan grandes. ¿No está satisfecho? ¿Aún cree que es verdad? Le mostraré otra de las más famosas profecías, la llegada de Hitler:

Versión original: francés
Bestes farouches de faim fleuves tranner
Plus part du champ encore Hister sera
En caige de fer le grand sera traisner
Quand rien enfant de Germain observa.

Traducción al español
Las bestias furiosas y hambrientas cruzarán a nado los ríos
La mayor parte de la armada se lanzará contra Hister
El mas grande será arrastrado en una jaula de hierro
Cuando el hijo de Germania no obedezca la ley

Versión de los seguidores de Nostradamus
Las bestias salvajes y hambrientas cruzarán los ríos,
La mayor parte de la batalla será contra Hitler,
Él provocará que grandes hombres sean arrastrados en una jaula de hierro,
Cuando el hijo de Alemania no obedezca la ley.

Leyendo bien en la versión original, vemos que por ningún lado aparece la palabra Hitler. La palabra que más se le aproxima es "Hister" (está bien escrita, no es error de tecla) que lamentablemente y para desilusión de los creyentes es una región de Danube, que a su vez es una antigua región europea, ver acà. Por otro lado Germania, no se refiere a Alemania, sino precisamente a la antigua región europea al norte de Danube y al este de Rhine. También es posible que se refiera a una parte del Imperio Romano que corresponde a la región ubicada hoy en día al noreste de Francia, parte de Bélgica y Holanda. Por tal motivo no sé de donde llegan a la conclusión de que se refiere a Hitler.

Nostradamus escribió un poco mas de 1000 versos (10 centurias con 100 cuartetas cada una, ademas de unas sextetas y algunas cartas) que no es de sorprender que por el azar quizás le “pegara” a algunos sucesos. Además de que con el lenguaje oscuro que utilizó, una vez pasado el acontecimiento se podian interpretar (encajar) los escritos como predicción del hecho ocurrido.
Pero, ¿qué se ganarían con mentirnos? estará pensando. Le voy a comentar una cosa: hay cientos de títulos de libros y reportajes en revistas, periódicos y programas de TV que tratan sobre las profecías de Nostradamus. ¿Qué es más conveniente para usted productor, editor, escritor, etc., que yo crea o que no crea en las profecías de Nostradamus?